el cuerpo y la imagen en la historia del arte

Bienvenidos al Blog del curso El cuerpo y la imagen en la historia del arte. El propósito de este sitio es ofrecer una plataforma en la que los asistentes encuentren las lecturas sugeridas para cada sesión, bibliografía secundaria y vínculos a otros sitios web que contengan información relacionada con el curso. Además de haber sido ideado como una fuente de información, el blog fue pensado también para establecer un puente que permitiera a los asistentes comunicar sus inquietudes, generar discusiones y expresar opiniones con respecto a los tópicos particulares y generales del programa. En ese sentido, junto a las lecturas sugeridas (descargables desde aquí) y la bibliografía de cada sesión, encontrarán una pregunta que podrán responder voluntariamente y que esperamos detone discusiones y relexiones tanto en este sitio como en las sesiones del curso.

SESIÓN XII

Fragmentación, mutilación y modificación en el arte contemporáneo:

La cuestión de los límites del cuerpo

 

  1. 1.     Lecturas sugeridas

Pitts. Victoria. The Cultural Politics of Body Modification. Palgrave-Mcmillan. New York , 2003. (Cap. 1)

 

  1. 2.     Lecturas Secundarias

 

Jerome, Jeffrey (ed.). Thinking the Limits of the Body. State University of New York Press. New York, 2003.

 

  1. 3.     Tema de discussion

  

¿Cuáles pueden ser las motivaciones que se encuentran detrás de la fascinación por el cuerpo desmembrado y transgredido en la obra de artistas como Joel Peter Witkins o David Nebreda? ¿Con estas apuestas pictóricas en qué lugar queda el discurso de la Modernidad sobre el cuerpo?

 

El beso Joel Witkins

 

El beso. Joel Peter Witkin. Fotografía. 1982. Nuevo México.

Nebreda

David Nebreda. El espejo, los excrementos y las quemaduras. Fotografía. 1990. Espáña.

Advertisements

SESIÓN XI

Cuerpo, erotismo e imagen en el período Edo  japonés 

1.     Lecturas sugeridas

Unlembeh, Chris. Japanese Erotic Fantasies: Sexual Imagery of the Edo Period. Hotei Publishing. Amsterdam, 2006. (Cap. 1 y 2) 

2.     Lecturas secundarias

Grosbois, Charles. Shunga, imágenes de la primavera. Ediciones Nagel. Ginebra, 1964.

 3.     Tema de discusión

¿Qué motivaciones culturales se encuentran detrás de la hiperbólica genitalia presente en muchas de las imágenes del genero Shunga?

 

FLORES UN MILLON DE RISAS KATSUKAWA SHUNCHO 1780 XILOGRAFIA

Flores un millón. Katsukawa Shuncho. Xilografía. 1780. Japón

JOVENES AMANTES TORII KIYONAGA 1784 XILOGRAFIA

Jovenes amantes. Torii Kiyonaga. Xilografía. 1784. Japón

AMANTES ANONIMO SIGLO XIX TINTA SOBRE PAPEL

Amantes. Anónimo. Siglo XIX. Tinta sobre papel. Japón.

CORTESANA KITAGAWA UTAMARO 1802 XILOGRAFÍA

Cortesana. Kitagawa Utamaro. Xilografía. 1802. Japón.

SESIÓN 10

El cuerpo y el vestido femenino en el siglo XVIII

 

  1. 1.     Lecturas sugeridas

Historia den la belleza: el cuerpo y el arte de embellecer hasta nuestros días. Georges Vigarello. Ediciones Nueva Visión. Buenos Aires, 2005.

Historia de las mujeres. Coord. Georges Duby y Michelle Perrot. Taurus. Madrid, 2000. Tomo III .

  1. 2.     Lecturas secundarias

Historia del Cuerpo. Coord.  Georges Vigarello. Taurus. Madrid, 2005. Vol. 1

Lo limpio y lo sucio: la higiene del cuerpo desde la Edad Media. Georges Vigarello. Alianza Editorial. Madrid, 1991.

  1. 3.     Tema de discusión

¿Qué revela la preminencia del vestido femenino acerca de la posición de la mujer y las concepciones sobre su corporalidad en el siglo XVIII?

Fragonard

Los felices azares del columpio. Jean Honoré Fragonard. Óleo sobre tela. 1767. Francia.

lATOUR

La marquesa de Pompadour. Maurice Quentin de La Tour. Pastel sobre papel y gouache. 1748. Francia.

Vigee

Autorretrato. Louise Élisabeth Vigée Le Brun. Oleo sobre tela. 1782. Francia.

SESIÓN IX

Entre la penitencia y el deseo: La corporalidad e los registros pictóricos coloniales

  1. 1.     Lecturas sugeridas

Gonzalbo Aizpuru, Pilar (ed.). Vivir en Nueva España: orden y desorden en la vida cotidiana. El Colegio de México. México D.F., 2009.

Rubial Garcia, Antonio (coord.) Historia de la vida cotidiana en México: la ciudad barroca. Fondo de Cultura Económica. México D.F, 2005.

  1. 2.     Lecturas secundarias

Twinam, Ann. Vidas públicas, secretos privados: género, honor, sexualidad e ilegitimidad en la Hispanoamérica colonial. Fondo de Cultura Económica. Buenos Aires, 2009.

García, Adrian (et al.). Monjas coronadas: vida conventual femenina en Hispanomérica. Conaculta-Inah. México D.F., 2003.

Ortega, Sergio (ed.). De la santidad a la perversión o de por qué no se cumplía la ley de Dios en la sociedad novohispana. Grijalbo. México D.F. 1986.

Katzew, Ilona. La pintura de castas: las representaciones raciales en el México del siglo XVIII. Conaculta. Madrid, 2004.

 

  1. 3.     Tema de discusión 

¿Cómo influyeron la dinámicas de identidad racial vigentes en las colonias hispanoamericanas hasta el siglo XVIII en la manera en que se representaba pictóricamente el cuerpo del sujeto?

Image

De castizo y española sale español. Óleo sobre lienzo. Siglo XVIII. México.

Image

De negro y de india sale lovo. Óleo sobre lienzo. Siglo XVIII. México.

SESIÓN VIII

El culto a la belleza en el Renacimiento:
Erudición, erótica y otras múltiples lecturas.

1.       Lecturas sugeridas:

– Vigarello, Georges. Historia de la belleza. Buenos Aires. Ediciones Nueva Visión, 2004.
– Johnson, Geraldine. Renaissance: a Very Short Introduction. Oxford University Press. New York, 2005.
– D’Ascia, Luca. Cuerpo e imagen en el Renacimiento. Editorial Universidad de Antioquia. Medellìn, 2004.

2.       Tema de discusión: 

¿Qué motivaciones pudieron incidir en la apreciación renacentista de la imagen femenina en el Renacimiento?

Image

Simonetta Vespucci. Piero Di Cosimo. Óleo sobre tabla. 1480. Florencia

Image

La dama del armiño. Leonardo da Vinci. Óleo sobre tbla. 1488. Florencia

TEMA DE DISCUSIÓN (16_10_2013)

¿Qué inflexiones en las valoraciones culturales de la mirada pueden incidir en el cambio que representa para la cultura visual el paso de la obra de Rafael, por ejemplo, a la de Caravaggio?

  

 Rafael Sposalizio 1504

Matrimonio de la Virgen. Rafael. 1504

  

13. San jerónimo penitente Caravaggio

San Jerónimo penitente. Caravaggio. 1606.

SESION VII (16_10_2013)

El ojo y la mirada entre el Renacimiento y el Barroco

  •  Lecturas sugeridas
  1. Rodríguez de la Flor, Fernando. Imago, la cultura visual y figurativa del Barroco.Madrid. Abada Editores, 2009. imago.
  2.  Jay, martin. “Scopic Regimes of Modernity”. visionandvisuality1. Ed. Hal Foster. New York. The New Press, 1999.

 

  • Lecturas secundarias
  1. Camille, Michelle. “Before the Gaze: the internal senses and Late Medieval Practices of Seeing”. Visuality Before and Beyond the Renaissance. Ed. Robert Nelson. Cambrifge University Press, 2000.
  2.  Culianu, Ioan Petru. Eros y magia en el Renacimiento. Madrid. Siruela Editorial, 1999.
  3. Bryson, Norman. “The Gaze in an expanded Field”. visionandvisuality2. Ed. Hal Foster. New York. The New Press, 1999.

 

TEMA DE DISCUSIÓN (09_10_2013)

¿A qué puede deberse la eufemización de los genitales masculinos

En el arte de la Edad Media?

¿Por qué el cuerpo másculino se representa más abiertamente que el femenino? 

 

img047

 

La creación del hombre. Hildegard von Bingen. Siglo XIII

 

img048

La creación del hombre. Hildegard von Bingen. Siglo XIII.

SESION VI (09_10_2013)

La cuestión del cuerpo desnudo en los registros pictóricos medievales

Lecturas Sugeridas

PROTOCOLO SESIÓN V (02_10_2013)

Las representaciones de lo femenino en el arte medieval.
Por Lorena González Ávila

El texto Equitán de María de Francia permitirá reconstruir la imagen de lo femenino entre los siglos XII y XIV en el Centro de Europa; las formas del romance europeo se mezclan con la mítica artúrica. El tema en el que se centra esta escritura es la moral y el adulterio, con la diferencia de que el adulterio no será juzgado como una práctica negativa, es narrado como un evento natural y cotidiano en donde se refleja de manera plena, el afecto emocional entre un hombre y una mujer; en ese texto la moral va dirigida al asesinato, en el haber lastimado a otro. María de Francia repara en la ruptura no solo de los lazos feudales sino de la vida.

Por otra parte, en poemas como “Guillermo de Aquitania” es sorprendente como la liberación sexual femenina se hace presente en esos versos, la mujer es una figura más positiva que negativa.

Se desplaza esa figura del hombre como el eje fundamental con respecto a las prácticas sexuales, para convertirse en un simple narrador o un objeto para complacer los deseos femeninos.

La mujer (por lo menos en esos versos) es dueña de su corporalidad y no es juzgada negativamente aún cuando practicara adulterio.

En imágenes como la de Lancelot y Ginebra, aparece el adulterio sinónimo de amor como una idealización y a pesar de que, el tema central de la historia es la traición, no se hace ningún énfasis visual en ello.

Otras historias que narran el adulterio son: Tristán e Isolda o el caballero de la carreta en donde esos encuentros o romances del mundo cortés, alejan la mirada de la moral sino que por el contrario, existe una codificación visual de comportamiento de lo que constituyen lo verdaderamente aristocrático con elementos que para esa época ennoblecen al sujeto.

Las imágenes no muestra culpa, ambos (hombre-mujer) parecen disfrutar apasionadamente del momento.

El amor era condicionado por políticas económicas, contrataciones, que implicaban arreglos para poder posicionarse socialmente, por lo tanto el matrimonio era un intercambio de intereses de todo tipo menos sentimentales, en esa medida el adulterio era una práctica casi necesaria; esto no implica que sea cualquier tipo de adulterio, se da entre dos personas del mismo rango social o no muy lejano, pues de esta forma se estaría alcanzando la ya nombrada nobleza.

La experiencia espiritualizante con respecto al verdadero amor se hacía visible en lo sujetos en la medida en que, se hiciera evidente la incompletitud de si mismo; este mismo sujeto enamorado buscará situaciones clandestinas para satisfacer su deseo por el otro.

En el siglo XII, la paz es cada vez menos esporádica, la sociedad ya no se deleitará en el ejercicio de las armas sino también, en la codificación del trato social a las sensaciones, se refinan las maneras de la sociedad medieval, mucho más atenta al que hacer cotidiano incluso, se podrá enaltecer al amor por encima de la guerra.

La mujer (domina) pasa de ser un simple lazo interfamiliar, solo ser madre, se convertirá en el eje de la vida en las cortes y la medida de la virtud de los hombres, pues ellos están en función de complacer a la mujer y de sobrepasar todas las barreras que le impidan estar con ella; ella es administradora de su cuerpo y su sexualidad. La mujer evalúa, sanciona y premia al hombre que va traes el deseo de estar junto a ella, esa condición le permitirá estar un papel mucho más sólido y de poder de lo que se piensa fue la mujer en el siglo XII.

La construcción de la subjetividad va a estar subordinada por la mujer, esto quiere decir que el hombre modifica sus hábitos para caer en gracia a la mujer por la cual se desvive. La transformación le permitirá poder alcanzar el ideal, que es estar junto a su amada, es común encontrar en diferentes miniaturas que el sujeto se auto-humille para agradar a la dama.

Sin embargo, ese poder que se le confiere a la figura femenina en la edad media, no es del agrado de todos, ni aprobarán ese predominio de lo sexual de la mujer.

No existe equivalencia en la mirada de los discursos religiosos y médicos para el lugar que ocupa la mujer.

Es así como, las tradicionales relaciones de género van a relucir, contrarias a lo expuesto anteriormente.

La mujer será emblema de la transgresión primordial, con respecto al pecado original.

Los discursos medico-religiosos, van a ver a la mujer con aprensiones y se va a evidencia en el campo de la imagen negativa de la mujer, presentándola bajo la idea del cuerpo como el principal conductor de pecado, la mujer es la trampa para el alma.

Estas imágenes van a estar siempre ligadas a los dualismos donde el hombre es todo lo positivo contrarrestando la imagen de la mujer que es lo negativo. Los fundamentos cosmológicos sistematizados, claro y definidos, localizaran a la mujer como herramienta e instrumento para procrear, es la expansión del plan divino.

Los peligros que representa lo femenino tendrán que ser apaciguados de alguna manera y en lugar en donde se puede llegar a lograrlo es por medio del matrimonio, ese sacramento instituido en el siglo VIII, dará por medio del hombre como mediador, orden a lo que no lo tiene siguiendo de nuevo el plan que deviene de la deidad y seguir con el orden natural de la vida en la tierra, la copulación no será vista mala si se está en el sacramento del matrimonio porque va a permitir aumentar el número de fieles, entonces esos apetitos carnales serán institucionalizados.

Al estudiar la constitución de la sociedad medieval, idealmente esta compuesta por tres elementos, oratores, bellatores y laboratores, sustantivos masculinos, reflejando el desplazamiento de la mujer en cuanto a su posición político-social; un cuarto estado aparece para las mujeres que tiene alguna relación con hombres ya sean hijas, esposas, viudas entre otras, si no era de esta manera simplemente no existía lugar para ellas.

Esta inferioridad traspasaba la berrera de lo público y se incorporaba a lo íntimo, con respecto a sus prácticas maritales pues ella, estaba en una posición no sólo de procrear (varones) porque en el semen masculino se encontraba la forma y el alma del hijo que estaba por venir sino que, el contacto sexual era un saber sólo del hombre, haciendo correspondencia a la mayoría de las concepciones médicas que sólo hacían estudio desde el cuerpo masculino.

Otra repulsión hacia la mujer con respecto a su cuerpo, es el hecho biológico del sangrado menstrual, a diferencia del hombre ella no es cálida sino húmeda y por lo tanto, su menstruación será un exceso de secreción; por medio del Levítico se acentúa esa abyección hacía ese proceso de la no fertilización del óvulo.

Entre el siglo XIII y XIV los libros de horas tratarán de dar un sentido a ese cuerpo pecaminoso, será una especie de instructivo no sólo hacía la salvación del alma femenina sino que sus imágenes, ofrecen un contacto directo desde la devoción hacía la deidad, el poder de la imagen era recomendado para ellas por su limitación sobretodo intelectual sin embargo, la mujer ya no necesita de manera directa para su comunicación espiritual la ayuda del hombre para lograrlo.

Los libros de horas serán populares en las mujeres tardío-medievales con una situación acomodada socioeconómicamente, pues tener un libro de estos era costoso y más cuando los mismos libros estaban personalizados haciendo a la poseedora de uno de ellos la protagonista en algunas de las escenas con las representaciones de la virgen, unos ejemplos claros son: el libro de horas de Juana de Castilla o el libro de horas de María de Borgoña.